top of page

Concreción materialista-dialéctica y no ‘Hoja de ruta’



Concreción materialista-dialéctica y no ‘Hoja de ruta’

Seamos fríos: el plan de Castillo no puede implementarse en cinco años sin fracasar o violar incluso libertades.

Es un buen hábito del carácter dudar un poco de los propios pensamientos con la finalidad de compararlos con la realidad, y mejor si desde diversos puntos de vista. ¿Será el Programa e Ideario un plan de gobierno que busca realizar todo lo que está ahí en este quinquenio? No hay que ser muy instruido para darse cuenta que no.

Entonces, ¿qué? ¿En qué están pensando? Un programa tiene una visión más amplia que un PdG. El Partido Perú Libre sale de esa lógica cortoplacista en la que cada partido responde a intereses subalternos. Perú Libre dice: este es mi proyecto y planificación ordenada, de modo general, de las distintas actividades a realizar enmarcado en su propia naturaleza, esto es, en cuanto es lo que se proyecta con el fin de realizarlas.

Por ello, tomarlo como un PdG es un error.

En el PeI de PL hay una visión de país, de Estado, de mercado, de medio ambiente, de la mujer, de los pueblos originarios, de educación, de salud… En suma: los lineamientos programáticos.

Aterrizar el PeI debe hacerse si se desea convencer a la parte del pueblo que aún desconfía, porque tienen miedo, miedo insertado por el terrorismo mediático del oligopolio del libertinaje de expresión.

Por lo que el peligro de fracaso o de ir contra libertades está descartado. No lo harían. Esto es un proceso popular. Ningún proceso popular se impone; por definición es democrático. Peruanos y peruanas de distintas profesiones comprometidos con el desarrollo sostenible y responsable de nuestra patria, que se plieguen al gran clamor popular de romper con el conservadurismo económico agudizado en la década de la dictadura fujimorista, deben sumar esfuerzos, como los técnicos del Partido PL que sabrán implementar el PeI.

Me parece que aplicar la misma fórmula (Constitución del 93) para obtener resultados diferentes (desarrollo económico, social, educativo y material) es altamente absurdo, sino tonto.

No se equivoquen, no se busca una “hoja de ruta”, sino la de comunicar mejor el PeI.

No se puede construir una sociedad más comprometida con su desarrollo material y espiritual si es que no hacemos cambios, empezando por este modelo económico, para orientarnos hacia una economía popular con mercados. Y, para ello, se debe hacer una nueva Constitución que convoque a todo el pueblo y no solo decidido por un grupo pequeño de partidos políticos altamente deslegitimados.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page