top of page

El acoso del BBVA Continental



El acoso del BBVA Continental

por Ricardo Milla Toro

No es para nada ni para nadie un secreto los abusos de los bancos. Son prestos para inventar deudas y cobrártelas, pero lentos para corregir sus errores.

En mi caso me impusieron arbitrariamente un cobro de más de 300 dólares. De una compra que no pasaba los 0.90 dólares, se inventaron un total de 300. Eso fue en octubre. En noviembre interpuse un reclamo. Me pidieron un mes para resolverlo. En diciembre me pidieron otro mes. Hasta ahora nada.

También hice una compra en cuotas en soles en noviembre. El banco no consideró las cuotas y hasta el momento tampoco resuelve ese problema.

Sin embargo, lo que sí hacen hace más de 15 días es llamarme todos los días, más de 10 veces al día, para cobrarme una deuda que yo no generé.

De seguro esta situación se parece a la tuya, con el mismo banco o con otro. El sistema al final es así: nos inventa deudas, algunas veces de modo legal, y otras lindando con la ilegalidad.

Ellos se excusan en que la ley les ampara para cometer sus acosos telefónicos. No les interesa si hay un reclamo que ellos mismo no resuelven.

Así, van generando penalidades por el no pago de un cobro indebido. Entonces, todo se hace una bola de nieve: El banco inventa el cobro, uno no paga porque hay un reclamo hecho, ellos no resuelven nada, cobran multas y penalidades por no pagar, usan eso de excusa para acosar, y jamás resuelven nada. Ese modo de accionar, en mi caso, y en el de miles de clientes de los bancos, parece ser no parte de errores o casos aislados.

En mi caso es con el BBVA Continental. En el caso de otros miles son otros bancos con, incluso, peores servicios, y su atención depende de si eres VIP o eres del montón.

Por mi lado, seguiré aguantándome este acoso sistemático del banco Continental hasta que decidan resolver mi caso (lo cual tampoco garantiza nada). Solo les dejo una recomendación: No trabajen con el BBVA Continental.

El sistema bancario y financiero como está dado solo favorece a los grandes capitales, pues esos son los que les permiten subsistir. Los bancos están de espalda al pueblo, nos ven como meras mercancías, nos maltratan y nos usan. Una muestra tangible son sus intereses usureros de 100% o 200%. Este sistema tiene que ser profundamente reformado, de manera que la banca sirva a la gente y no a su propio lucro abusivo.

Hasta que el Continental no resuelva mi caso, les dedicaré unas pocas líneas en esta tribuna, con el permiso de ustedes, mis lectores. Sé que ustedes también odian a los bancos abusivos.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page