top of page

El Ejército reglando como en tiempos de Montesinos



El Ejército reglando como en tiempos de Montesinos

por Ricardo Milla Toro Una vez más el “glorioso” Ejército peruano está en el ojo de la tormenta. Esta vez por un caso de presunta corrupción.

Así como otrora hizo el general Donayre, hoy preso, ahora vemos a otros generales en una situación similar: un gasolinazo. Y es que el defalco y robo al Estado de parte de los uniformados no es cosa aislada. Es harto conocido, y más aún a quienes tenemos familiares militares, de las comisiones que se llevan intendentes, comandantes y demás miembros del Ejército. Pocos son los honrados que jamás han tocado ni un sol.

No contentos con estar envueltos en un descarado robo de gasolina, los militares han expuesto no haber abandonado las viejas prácticas de la dictadura fujimorista. Al mismo estilo del SIN, la inteligencia del Ejército habría reglado tanto al fiscal Hugo Minaya, encargado de la investigación de este caso que involucra al general César Astudillo, quien jura y perjura que es inocente, como a su hermano, pues este es simpatizante del Partido Perú Libre.

Ese reglaje tiene más cola. Sumaron al espionaje al fundador y líder de Perú Libre: Vladimir Cerrón. Todo, al parecer, para decir que la izquierda está detrás de este “desprestigio” al Ejército (aunque no sé qué más se puede desprestigiar a una institución donde reina el fascismo criollo).

Aluden los de inteligencia del Ejército que habría vínculos con el terrorismo. Claro, porque si eres de izquierda, eres terruco. Así es la lógica zafia y maloliente de los milicos. El militar promedio, así como pasa con su par policía, no pasa del análisis superfluo. Su mente cuadriculada y cerrada nos les deja pensar más allá de los dogmas que les han inculcado. Estos adoctrinados ven un libro rojo y ya gritan ¡terrorismo! Los militares son unas señoras cucufatas cuando se trata de marxismo: se escandalizan hasta el horror.

Estos traumas del Ejército se replican en este infame reglaje a Perú Libre, a su fundador Vladimir Cerrón y a un ciudadano de izquierda; todo para vincular a los “terrucos” con el fiscal que investiga una corruptela que no la pueden tapar como las tantas que se comenten en el Ejército (y en la Policía, en la Marina, en la Fuerza Aérea). No nos hagamos los zuecos que nuestras Fuerzas Armadas son madriguera de corrupción; todos lo sabemos; corrupción que está desde antes de Fujimori (sino recordemos todos los crímenes de lesa humanidad cometidos por militares y policías en los 80).

Si Alfonso Ugarte estuviera vivo, se lanza del morro solar al ver lo rancio, podrido y corrupto que está el “glorioso” Ejército peruano.

Entradas Recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page