top of page

-¿Eres socialista? -Espera, ¿cuál de todos?



-¿Eres socialista? -Espera, ¿cuál de todos?

por Ricardo Milla Toro

Hacerse llamar socialista o ser llamado socialista puede significar diversas cosas, varias de ellas bastante contradictorias.

Un socialista puede ser lo peor del mundo, como lo “mejor”. Un socialista ha sido alguien que deseaba volver a la feudalidad con una socialización de la tierra. Un socialista ha sido alguien que buscaba mantener el statu quo, pero con mejoras en derechos. Ha habido socialistas “verdaderos”, aquellos que por estar en el campo de lucha ponen en desmerito todo lo demás. También los ha habido conservadores y hasta burgueses, que, sintiendo remordimiento de su condición de clase, buscan reducir el sufrimiento del proletariado… con el fin de conservar el orden social burgués.

Hubo de socialistas que critican correctamente la realidad del mundo burgués, pero se dejan guiar por las injusticias del momento, por una intuición de lo que padece el “pueblo”; sueñan con un mundo mejor sin salir de sus sueños.

Los ha habido también los que, en su búsqueda de desarrollar la lucha armada para la toma del poder e instaurar la dictadura del proletariado, devinieron casi unívocamente en terrorismo, como han sido los casos del aventurerismo en Camboya o Perú.

Y los ha habido también quienes, haciendo un análisis de lo existente en la sociedad, en las relaciones de intercambio de bienes y producción de los mismos, y las relaciones varias que de ahí se siguen, se opta por una crítica de la sociedad, no desde o para una utopía, sino para la transformación real de las condiciones materiales de una gran población desfavorecida y empobrecida.

De estos últimos podemos dar varios ejemplos, pero podríamos quedarnos sobre todo con dos experiencias: la Unión de República Socialistas Soviéticas y la República Popular Democrática de China. Ambas responsables de haber sacado de la pobreza a millones de millones de personas y haberse ubicado cada una en su momento como la segunda potencia económica mundial.

Y socialista en la mente de un conservador/liberal es un “zurdo empobrecedor que apoya a Maduro, el aborto, la marihuana y el sexo anal”.

Socialistas hay varios. No es una competencia de quién es el más rojo. No se trata de los socialistas; se trata de las clases trabajadoras, de los ambulantes, de las personas que trabajan en los grandes y pequeños mercados de las ciudades, del campesino, de los obreros, de todos aquellos que mueven el dinero y lo producen.

La crítica que se haga al programa, no a qué espectro del rojo perteneces. Luego, se hará crítica a su implementación (de darse).

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page