top of page

Una izquierda sin marxismo


por Ricardo Milla Toro

Desde hace unas décadas la izquierda se ha plegado a un lenguaje liberal. Se ha optado por hacer reformas, antes de un desmantelamiento gradual del capitalismo. Ciertamente, deshacernos de este es una labor que quizá tome siglos, pero los visos otrora revolucionarios se han visto reemplazados por una suave socialdemocracia.

La pregunta es cómo mantener el balance entre el ultrismo, que no solo opta por la violencia, sino que no acepta coexistir con el capitalismo, y el liberalismo de izquierda, que es una postura mediocre y acomodada al capitalismo. Sería muy difícil dar una respuesta total, pero ensayemos lo siguiente.

Ser de izquierda es una postura contraria al statu quo dominante que es conservado por la derecha. Así a grandes rasgos. Normalmente la izquierda se ha plegado a una postura a favor de las clases trabajadores, países colonizados y demás sujetos oprimidos. Por eso se decidió por el socialismo en gran parte, al menos hasta no hace poco.

Dentro de la izquierda se originaron diversos pensamientos económicos, políticos, filosóficos y de gestión, pero entre ellos se desacata el pensamiento de Marx. Antiguamente se leía más la obra de este filósofo alemán, pero en las últimas décadas su presencia ha decaído.

No es una sorpresa que los miembros de la izquierda no estén tan preparados ideológicamente. Casi es como si carecieran de ideología. Se basan en su mayoría en una mezcla de propuestas progres y medioambientales y le agregan unos tintes anticapitalistas. Pero sobre marxismo, nada.

Alguno podría decir que no se necesita a Marx para ser de izquierda. Y está en lo cierto. Empero, la fuerza del marxismo reside en su potencia para describir y comprender la realidad social. Colocar el pensamiento como determinado por la materialidad es una herramienta crítica muy interesante.

Por ejemplo, los derechos son importantes, claro está, pero no tienen relevancia objetiva si es que estos no tienen la base material con la cual les permita actualizarse. No bastan los derechos como tales, aunque luchar por ellos sea justo.

Lo que enseña el marxismo es a leer las circunstancias sociales y brinda un aparato conceptual para no dejarse llevar por los extremismos ni a la mediocridad de la izquierda mainstream. De este modo, hace falta que la izquierda vuelva a Marx, a Lenin, Mao, Stalin y otros personajes que han contribuido en la historia y pensamiento de la izquierda.

Entonces, una izquierda marxista es lo que hace falta ahora; volviendo a José Carlos Mariátegui forja un socialismo peruano que lleve bienestar y riqueza a cada ciudadano de nuestro país.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page